La madera es un elemento natural, compuesta por celulosa y lignina de origen orgánico, está sujeta al ataque de hongos, insectos xilófagos, moluscos, aves etc. Que pueden causar cuantiosos daños a la estructura interna y capacidad de resistencia de la madera. También puede verse perjudicada por la acción de químicos, además por su propia naturaleza puede correr el riesgo de combustión.

Dicho esto entendemos la necesidad de proteger la madera de los distintos ataques que pueda sufrir, además de evitar los riesgos derivados para la salud de los edificios y estructuras que pueden derivar en problemas en su resistencia y fiabilidad.

Sistemas de control empleados

INYECCIÓN EN EL INTERIOR DE LA MADERA / TRATAMIENTO QUÍMICO

SISTEMA DE CEBOS PARA EL CONTROL DE TERMITAS

PROTECCIÓN DE CIMENTACIÓN Y SOLERA

CREACIÓN DE BARRERAS PERIMETRALES PARA LA PREVENCIÓN DE TERMITAS

GELES DE ABSORCIÓN PROFUNDA

PREVENCIÓN DE TERMITAS